Publicado el

¿CÓMO PUEDO BONIFICAR MI FORMACIÓN?

SOY UN TRABAJADOR

¿CÓMO BONIFICAR MI FORMACIÓN?

Lo primero que debes saber es que la Formación Programada se destina a los trabajadores de cualquier empresa privada contratados en Régimen General y que coticen por la contingencia de formación.

Esto incluye, entre otros, a:

– Trabajadores por cuenta ajena

– Fijos discontinuos en periodos de no actividad

– Trabajadores acogidos a expedientes de regulación de empleo en periodo de suspensión

– Trabajadores que coticen a la Seguridad Social española aunque estén ejerciendo su labor en otro país


A la hora de escoger tu curso bonificado, ten en cuenta que éste debe estar relacionado con la actividad principal de la empresa o con tu puesto de trabajo.


También será necesario que informes a la empresa sobre tu interés en realizar un curso bonificado de ESFEM y que ésta autorice la formación programada.


Cuando tengas clara la formación que deseas recibir, ya podemos iniciar los trámites de la formación programada.

Completa la ficha de matriculación de nuestra web y envianos:

– Adhesión al Contrato de Encomienda cumplimentado, sellado y firmado por el responsable de formación de la empresa

– Cabecera de tu última nómina

– Fotocopia de tu DNI


Después de recibir tu documentación y una vez confirmados todos los detalles con tu empresa, podrás comenzar tu curso de formación programada en un plazo aproximado de 10-15 días.


SOY UNA EMPRESA

¿QUIERES USAR TU CRÉDITO PARA FORMAR A TUS TRABAJADORES?

Todas las empresas españolas con al menos un trabajador en Régimen General de la seguridad social, disponen de crédito formativo anual para utilizar en Formación Programada. Este variará en base al número de trabajadores y el importe cotizado a la seguridad social el año anterior.


Escoge la formación que buscas para tus trabajadores.

Recuerda que debe estar relacionada con la actividad principal de la empresa o su puesto de trabajo.


Comprueba tu crédito formativo disponible CALCULAR CRÉDITO

También puedes autorizarnos para que lo comprobemos por ti firmando la adhesión al contrato de encomienda.


Matricula a tus trabajadores a través de nuestra web.

Si deseas que nos encarguemos de la gestión (sin coste adicional), envianos:

– Ficha de matriculación cumplimentada con los datos de los trabajadores.

– Adhesión al Contrato de Encomienda cumplimentado, sellado y firmado por el responsable de formación de la empresa.

– Cabecera de la última nómina de cada uno de los trabajadores.

– Fotocopia del DNI de los matriculados.


Al finalizar la formación programada te enviaremos toda la documentación necesaria para poder aplicar la bonificación. El importe de los cursos se descontará de la cuota mensual de los seguros sociales de los trabajadores.

Para bonificar la formación será necesario:

– Finalizar el curso bonificado en la fecha programada

– Que el alumno hayan visualizado al menos un 75% de la formación y realizado un 75% de las evaluaciones y el examen final.

– Que el alumno haya completado un 75% de las horas de teleformación.


Publicado el

COACHING DE EQUIPOS

COACHING ORGANIZACIONAL

Ofrecemos servicios de Coaching de Equipos como herramienta de prevención de conflictos. El objetivo de este servicio es promover en organizaciones públicas y privadas entornos de diálogo, alto rendimiento y bienestar, a través de dinámicas de coaching profesional y Círculos de Diálogo junto con herramientas de Inteligencia Emocional, Programación Neurolingüística y Comunicación No Violenta.

¿Para qué se utiliza un proceso de coaching de organizacional?

1

Para cohesionar equipos y mejorar exponencialmente su funcionamiento.

2

Para impulsar cambios estratégicos u organizativos y facilitar el alineamiento de sus miembros.

3

Para transformar el clima y la cultura del equipo.

4

Para transformar las emociones que limitan la eficacia del equipo.

5

Para potenciar la productividad, creatividad e innovación del equipo.

6

Para superar bloqueos, obstáculos y limitaciones para conseguir los objetivos.

7

Para utilizar el conflicto como herramienta de crecimiento y creatividad

8

Para un mayor alineamiento de sus miembros y un compromiso mas consciente y responsable con los objetivos del equipo.

9

Para integrar una comunicación e interrelación consciente entre sus miembros y así mejorar la eficacia  consiguiendo mejores resultados.

10

Para suscitar el interés por la mejora continua de los procesos en su conjunto, ampliando las habilidades del equipo.

11

Para aportar herramientas de comunicación a los trabajadores que beneficien su crecimiento tanto personal como profesional en un entorno de compañerismo.

12

Para crear un espacio de reflexión en la búsqueda y modo de consecución de los objetivos.

COACHING DE EQUIPOS

En Funciona Mediación trabajamos con una Metodología Contrastada bajo el código deontológico de ASESCO de coaching profesional , partiendo siempre de la personalización y adaptación de nuestros servicios a la casuística y necesidades concretas de cada organización y situación.

Entrevista inicial sin compromiso.

1

Diagnóstico estado actual y objetivo deseado.

2

Descripción smart de objetivos.

3

Seguimiento de los acuerdos

4

Seguimiento y evaluación de resultados

5

6

Creación de un plan de acción consensuado.

La duración de un proceso de coaching de equipos dependerá del objetivo a trabajar así como del número de participantes. Habitualmente son entre 3 y 6 sesiones.

La mediación y el coaching son procesos diferentes, tanto por su finalidad como por su procedimiento, aunque en ambos se utilizan herramientas de comunicación aplicadas. 

Publicado el

¿Qué son los Roboadvisors?

Contar con un asesor es lo más habitual cuando se realizan inversiones financieras. Expertos que conocen el sector y tienen experiencia a la hora de realizar inversiones aportan un grado de confianza y seguridad por parte de los inversores a la hora de sacar beneficios a sus operaciones financieras.

Utilizar un Robo Advisor es una tendencia actual, donde el asesor tradicional se sustituye por un sistema automatizado que utiliza algoritmos matemáticos para ofrecer un plan de inversión al usuario, y ejecutarlo.

Qué es un Robo Advisor

Un Robo Advisor o asesor robotizado consiste en un gestor automatizado que utiliza algoritmos matemáticos para crear un perfil del usuario y realizar inversiones financieras por él. Este tipo de inversores pueden tener o no intervención humana, y se han convertido en una gran alternativa para la inversión pasiva, utilizándose de manera habitual en operaciones de fondos indexados o ETF (fondos cotizados que se negocian en mercados de valor secundarios).

Este servicio destaca por su gran nivel de transparencia, siendo un gestor de carteras de inversión automatizada, con un alto grado de eficiencia y un bajo coste.

Cómo funciona un Robo Advisor

Podemos explicar el funcionamiento a grandes rasgos el funcionamiento de un Robo Advisor en los siguientes tres pasos:

  1. Realización de un test para conocer los objetivos, situación financiera, y otros conocimientos sobre el usuario.
  2. De forma automatizada se realiza un estudio según los datos obtenidos del test y se ofrece al usuario una cartera de inversión adaptada a su perfil.
  3. El usuario acepta las condiciones ofrecidas, otorgando los permisos necesarios para que el Robo Advisor actúe en su nombre y realice las inversiones de forma optimizada.

Cuáles son las características de un Robo Advisor

Las distintas características de los asesores automatizados ofrecen grandes ventajas a los inversores, entre las que podemos destacar:

Costes reducidos

El coste de utilizar un servicio de Robo Advisor es tres veces menor de media, respecto a otro tipo de servicios similares, de asesoramiento en inversiones financieras. Gracias a esta reducción de los costos son muchos los usuarios que pueden realizar inversiones, y sacar rédito a su dinero.

Seguridad

Estos sistemas automatizados de inversiones se encuentran regulados por la CNMV (Comisión Nacional del Mercado de Valores) y el Banco de España por lo que se trata de herramientas seguras y fiables que pueden utilizarse sin ningún problema.

Facilidad de uso

Se trata de un servicio muy sencillo de utilizar para el usuario. Basta con registrarse con datos personales, confirmar la autenticidad de la cuenta, y realizar un test o cuestionario para poder crear un perfil financiero fiable y ajustado a la realidad.

Tras estos sencillos pasos se creará una cartera acorde a ese perfil y ya solo quedará otorgar los permisos y establecer las cantidades a invertir.

Automatización

El uso de avanzados algoritmos matemáticos permite reducir los riesgos en las inversiones y ofrecer al usuario una cartera que se adapte a su perfil. Todo este proceso automatizado requiere de muy poco tiempo, y con un esfuerzo mínimo por parte del usuario.

Trabajan en la nube

Estos servicios trabajan en la nube por lo que los usuarios pueden acceder a los mismos desde cualquier ubicación y sin necesidad de ceñirse a un horario estipulado. Con los Robo Advisors las gestiones se pueden realizar 100% online.

Gestión en lugar de asesoramiento

El proceso de asesoramiento está automatizado, creando un perfil de inversor previo a un estudio del usuario. De esta manera, se procede a una gestión de la inversión sobre una cartera de inversiones definida según el perfil creado, teniendo el capital gestionado en lugar de ser asesorado.

Cuáles son los riesgos de los asesores robotizados

Entre los riesgos o inconvenientes que presenta este sistema de inversión automatizado tenemos:

  • Temor a dejar en manos de una gestión automatizada las inversiones financieras. Se trata de una de las grandes barreras a superar por parte de estos sistemas de inversión.
  • Dificultad a la hora de definir un perfil del inversor que sea fiable y se acerque a la realidad (cuestionarios sencillos, errores humanos, o errores de interpretación, entre otros).

Ejemplos de Robo Advisors

A continuación, mostramos algunos ejemplos de Robos Advisors:

  • Betterment. Uno de los mayores Robo Advisor americano, que realiza miles de operaciones financieras diarias.
  • Finanbest. Un Robo Advisor híbrido, que combina procesos automatizados con la intervención de asesores específicos.
  • Banca Española. Muchos bancos españoles ofrecen su propio servicio de Robo Advisor como BBVA Invest.

Gracias a los Robos Advisors muchos inversores sin grandes conocimientos en finanzas pueden realizar inversiones con un bajo índice de riesgo. A pesar de las barreras que aún existen a la hora de dejar en manos de una gestión automatizada las inversiones financieras, el uso de Robo Advisor cada vez es más popular, pasando de un gran éxito en Estados Unidos a un auge en los distintos países de Europa.

Publicado el

¿Cómo cancelar una hipoteca?

Para casi todos los compradores de una vivienda, la hipoteca se convierte en una compañera inevitable durante bastantes años de la vida. No obstante, aun cuando el pago de las cuotas no haya llegado a su fin, es posible cancelar la hipoteca: para ello, será necesario seguir una serie de pasos y consideraciones que detallaremos a continuación.

¿Se puede cancelar una hipoteca?

Rotundamente sí, es posible cancelar una hipoteca. Es decir, no es necesario esperar a que venza la última cuota para liberarse de esta carga económica: puede que hayamos hecho acopio del capital suficiente para realizar una aportación que suponga la liquidación total del préstamo, o que vayamos a vender el inmueble y queramos dejarlo libre de cargas.

La cancelación de la hipoteca se puede realizar habiendo pagado la totalidad de las mensualidades, o pagando toda la cantidad restante del préstamo; a esta última forma de cancelar la hipoteca se la conoce como cancelación anticipada.

En este paso, y en términos puramente económicos, el firmante de la hipoteca ha quedado libre de la deuda que le vinculaba con el banco. Pero el proceso no ha terminado aquí.

¿Por qué recalcamos lo de «puramente económicos»? Porque la firma de una hipoteca tiene una repercusión en el Registro de la Propiedad: el inmueble que ha sido objeto del préstamo hipotecario permanece vinculado a él, salvo que se justifique expresamente lo contrario.

Pasos para cancelar una hipoteca

Emisión del certificado «deuda cero» por parte del banco

Una vez satisfecho el pago de la totalidad de la hipoteca en el banco con el que la teníamos contratada, tendremos que solicitarle la emisión de un certificado que acredite que la deuda financiera que contrajimos ya no existe.

¿Puedo vender la vivienda sin haber pagado la hipoteca?

Si todavía no hemos pagado la totalidad de la hipoteca, el importe de venta se dividirá entre el precio total y el remanente hipotecario: habiendo proporcionado el banco el saldo de la hipoteca a fecha de la operación, el comprador tendrá que pagar la hipoteca pendiente al banco, y a nosotros la cantidad restante. El certificado de «deuda cero» se nos emitirá después de esta etapa.

La escritura de cancelación

En este paso, y teniendo en la mano el certificado de «deuda cero», el notario preparará un escrito de cancelación (mediante escritura pública): tendremos que proporcionar al notario todos los datos relativos a la vivienda, así como el contrato de préstamo. El banco, por su parte, firmará esta escritura por medio de su apoderado, y el notario nos devolverá (a nosotros o a la gestoría) el documento validado por la entidad financiera.

Tenemos que destacar que no existe un plazo mínimo para que el apoderado del banco comparezca ante notario, aunque normalmente las entidades deben actuar con la máxima diligencia posible.

Además, tendrás que solicitar y cumplimentar el documento de AJD (Actos Jurídicos Documentados); atendiendo a la legislación de tu comunidad autónoma, es posible que tengas que pagar por ello o no.

El Registro: dejando la vivienda libre de cargas

En el último paso de este procedimiento, tendremos que acudir al Registro de la Propiedad correspondiente a la dirección de la vivienda: presentaremos las escrituras de cancelación junto con la justificación del pago del mencionado impuesto, y solicitaremos a esta entidad la cancelación definitiva de la carga hipotecaria.

El Registro debería contestarnos en un plazo de dos a tres días, haciendo constar que la hipoteca ha sido oficialmente cancelada también a efectos registrales, y dejando el inmueble libre de cargas.

Para finalizar, convendrá solicitar en el Registro una nota simple registral que acredite la cancelación de la hipoteca.

Costes de cancelar una hipoteca

Pago de comisiones según escrituras o contrato de préstamo

En la provisión de fondos que implique la liquidación económica de la hipoteca, es posible que tengamos que hacer frente a un sobrecoste, según hubieran quedado recogidas en las escrituras de la vivienda o en el contrato de préstamo las comisiones por cancelación (reembolso anticipado).

No obstante, las cláusulas que se recogieron en su momento en el contrato prevalecen frente a las comisiones previstas en las escrituras: el banco no puede aplicar recargos no contemplados en las escrituras.

Costes complementarios de gestión

Dado que la operación se tiene que realizar mediante escritura pública, ésta es ejecutada por una gestoría o notaría que actuará en nuestro nombre, y que fijará sus propios honorarios para esta labor: más allá de los mencionados recargos contractuales, tendremos que satisfacer los consiguientes honorarios de registro, notaría y gestión.

Sobre los costes notariales y de registro, éstos están previstos en el Real Decreto Ley 18/2012, de 11 de mayo, dependiendo su coste exacto del importe de cada préstamo (90 euros mínimos de notaría, y 24 euros mínimo en cuanto a costes registrales).

Para cancelar la hipoteca, debes tener en cuenta que no basta solo con liquidar la deuda contraída con el banco: tendrás que poner en marcha toda la operativa mencionada para que el Registro de la Propiedad reconozca tu vivienda como libre de cargas.

Publicado el

Fondos indexados: ¿Qué son?, ¿Cómo funcionan?

Existen varios tipos de estrategias de inversión, algunas más arriesgadas y otras más prudentes. La canalización del ahorro mediante fondos indexados pretende responder a una demanda de inversión más segura, aunque su rentabilidad no siempre sea la mayor que se pueda obtener en estas operaciones. Vamos a analizar qué son y cómo funcionan los fondos indexados.

¿Qué son los fondos indexados?

Un fondo de inversión es una institución que invierte el patrimonio de sus inversores en distintos activos financieros a través de una entidad gestora: esta gestión puede ser activa (buscar una rentabilidad superior a la del mercado donde se opera) o pasiva (permanecer en línea con el mercado manteniendo los activos durante un tiempo prolongado).

Los fondos indexados (o fondos índice) son unos fondos de gestión pasiva cuyo objetivo es replicar algún índice concreto de un mercado, y no superarlo: rastrean el comportamiento de un índice bursátil o de renta fija, y tratan de distanciarse lo menos posible de sus fluctuaciones.

Esto significa que los fondos indexados siempre tenderán a presentar un comportamiento paralelo al de los índices que replican: son una inversión de riesgo reducido para cualquier cartera, ya que la volatilidad de los índices es, por lo general, menor que la de las acciones individuales.

¿Cómo funcionan los fondos indexados?

Mediante los fondos indexados, los inversores compran todo el paquete de activos de un índice concreto del mercado de valores: en lugar de hacer inversiones independientes, se realiza una adquisición de las acciones de todas las corporaciones que conforman un índice.

Por ejemplo, si el índice rastreado es el IBEX 35, el fondo comprará las acciones de todas las compañías que figuren en él o, al menos, una muestra representativa de ellas; a continuación, el inversor comprará las acciones del fondo, con un valor que reflejará las pérdidas y ganancias del índice rastreado.

¿Qué ventajas tienen los fondos indexados?

Permiten elegir la diversificación de las inversiones

Cada fondo indexado está diferenciado del resto en función de los tipos de activos en los que se puede invertir: el inversor puede segmentar la adquisición de activos en función del capital de las empresas (mayor diversificación) o de su sector de actividad (diversificación más concentrada).

Tienen un coste más bajo

Las comisiones de los fondos indexados son, en consecuencia, más bajas que las de los fondos tradicionales (del orden de la cuarta parte): dado que el fondo indexado se mueve en concordancia con el índice al que siguen, los gestores de inversiones no tienen la misma carga de trabajo (un hecho inherente a las inversiones pasivas).

Son fácilmente predecibles

Dado que los fondos indexados vinculan sus fluctuaciones a las de los índices de referencia, el inversor tendrá una visibilidad más certera de los resultados de su inversión, al comportarse éstos igual que los índices replicados.

No requieren conocimientos profundos de finanzas

Al encontrarse los activos encapsulados y poder ser gestionados de forma pasiva, el radio de acción del inversor se encuentra bastante reducido: no es necesario, por lo tanto, poseer grandes conocimientos sobre finanzas ni sobre bolsa para invertir en fondos indexados.

Suelen operar a largo plazo

Los resultados de las inversiones indexadas no suelen ser visibles a corto plazo, y reflejan con precisión el comportamiento del índice en el largo plazo: una vez más, la escasa gestión que requieren evita operaciones cortoplacistas que puedan alterar los resultados de la inversión.

Son cada vez más ofrecidos por las entidades financieras

Paulatinamente, los fondos indexados han comenzado a adquirir popularidad entre los inversores institucionales, y cada vez más instituciones financieras los están ofreciendo: la tendencia del mercado es la de profundizar en la oferta de estos productos, dada la buena acogida que están teniendo entre los inversores.

¿Cómo se invierte en fondos indexados?

  • Diversificación de la cartera. Uno de los problemas más frecuentes a los que se enfrenta un inversor es a la volatilidad de los mercados: dado que los fondos indexados no dependen de la economía de una sola nación, la diversificación garantiza una minimización de las fluctuaciones.
  • Elección del índice bursátil. Es posible invertir en fondos mundiales o en combinaciones de fondos regionales: el inversor tiene a su disposición multitud de opciones diferentes en función de la zona geográfica o la divisa.
  • Automatización de las inversiones. Las entidades que operan con estos fondos suelen ofrecer una inversión automatizada, lo que reduce el coste de gestión y evita maniobras arriesgadas.
  • Elección del momento de compra. Se recomienda realizar inversiones regulares y no esperar siempre a que el valor de mercado sea el más alto: con el tiempo, los resultados de las inversiones se compensan.

Los fondos indexados son una opción interesante tanto para inversores noveles como para inversores experimentados que desean minimizar los riesgos de sus operaciones: la rentabilidad que ofrecen se debe a sus bajos costes de gestión, pero también está condicionada a la fluctuación del índice bursátil de referencia.

Publicado el

Refinanciar deudas: ¿Cómo funciona?

Los créditos son una solución temporal a un problema de solvencia económica, pero sus consecuencias a medio y largo plazo podrían ser bastante nocivas para nuestro bolsillo: mediante la refinanciación de deudas, se pueden alterar las condiciones del préstamo y adecuarlas a nuestra posición financiera actual.

¿Qué es refinanciar una deuda?

Cuando pedimos un préstamo, estamos suscribiendo unas cláusulas en cuanto a plazos, intereses y cancelación: estas condiciones iniciales se firman acorde a los parámetros del mercado en el momento de la contratación, y según la naturaleza de nuestra posición económica.

Sin embargo, cuando la deuda financiada es relativamente cuantiosa y, por lo tanto, su cadencia de devolución la hace extenderse demasiado en el tiempo, es posible que hayan mejorado las condiciones del mercado de financiación, o que nuestra situación financiera ya no sea la misma: es en este punto en el que podríamos recurrir a refinanciar nuestras deudas.

¿Para qué sirve la refinanciación de deudas?

Según sea el punto en el que se encuentre nuestra situación financiera en el momento de reevaluar el estado de nuestros préstamos, podremos adoptar una u otra solución:

  • Unificación de varios préstamos en uno solo para homogeneizar las condiciones generales.
  • Reducción del plazo de vencimiento de la deuda para terminar de pagarla antes de lo previsto.
  • Reducción de la cuota para pagar menos cada mes.
  • Renegociar el tipo de interés al que está sujeto el crédito.

¿Qué tipos de refinanciación de deudas hay?

  • Reunificación. Consiste en unir varios créditos en un solo préstamo, y hacer frente al pago de una cuota única por todos ellos.
  • Novación. Consiste en modificar las condiciones del crédito con nuestro propio banco, y obtener una mejoría en las cuotas o los intereses fruto de la negociación.
  • Subrogación. Consiste en trasladar los préstamos a otra entidad financiera diferente, y beneficiarse así de unas condiciones mejoradas.

¿Cómo refinanciar con una reunificación de deudas?

Ampliación de hipoteca

Si uno de los conceptos por los que estamos endeudados es la hipoteca de un inmueble, podemos aprovecharnos de las (normalmente buenas) condiciones del préstamo hipotecario y ampliar el capital objeto del préstamo.

Los bancos ven con buenos ojos esta práctica porque ya poseen el propio inmueble como aval, más que suficiente para contrarrestar el riesgo del préstamo: como contrapartida, nos beneficiaremos de unos intereses sensiblemente bajos, que oscilan en torno al 2 % TAE, contra el habitual 8 % de los préstamos personales y el 18 % de las tarjetas de crédito.

Es más probable que el banco nos conceda una ampliación de hipoteca si no tenemos ningún historial de impagos, y hemos pagado una cantidad significativa del préstamo en el momento de formular esta solicitud.

Ampliación de préstamo

Si no contamos con un préstamo hipotecario al que acogernos, la otra alternativa inmediata es solicitar la ampliación de un préstamo existente, eligiendo para ello el crédito que tenga los tipos de interés más bajos, o cuya cuantía sea más alta.

Análogamente, las entidades financieras concederán con mayor probabilidad la ampliación de un préstamo existente si hemos reembolsado previamente una cantidad importante de este antes de solicitar la ampliación: por sus características inherentes, es muy aconsejable evitar la ampliación del límite de las tarjetas de crédito.

Petición de préstamo específico

Si tras agotar las vías anteriores no hemos conseguido refinanciar nuestras deudas, siempre podemos acudir a una nueva entidad financiera para pedir un nuevo crédito destinado a cubrir las cuotas de los demás préstamos.

No obstante, esta forma de proceder es relativamente costosa: el banco nos pedirá un aval, y los intereses normalmente son más caros. Por ello, recomendamos que esta sea la última opción.

¿Cómo refinanciar con una novación de deudas?

Es una opción común entre los préstamos hipotecarios, aunque se puede aplicar al objeto que nos ocupa, que es el de la refinanciación de deudas: simplemente se trata de negociar de nuevo las condiciones del crédito con nuestro banco, en cuanto a cuota y plazos, y siempre y cuando la comisión por cambio de contrato no encarezca excesivamente la operación.

¿Cómo refinanciar con una subrogación de deudas?

La otra solución es, directamente, cambiar de banco: puede que otra entidad ofrezca unas condiciones contractuales mejoradas sobre los mismos productos que tenemos con nuestro banco.

En este caso, es muy probable que tengamos que pagar una comisión de apertura de crédito en la nueva entidad financiera, así como hacer frente a las comisiones de cancelación del banco original: sin embargo, si las condiciones del nuevo crédito son lo bastante buenas, merecerá la pena realizar este desembolso inicial, en especial cuando la deuda se proyecte en un plazo muy largo.

Existen varios métodos para refinanciar las deudas: algunos son más lesivos para el bolsillo, y otros se asemejan más a una inversión de futuro, donde es aconsejable pagar los costes intrínsecos a la operación para beneficiarse de mejores condiciones crediticias a largo plazo.

Publicado el

Tarjetas Revolving: ¿Qué son?, ¿Cómo funcionan?

Las tarjetas Revolving son un tipo de tarjeta de crédito que permiten financiar los gastos de consumo habituales. Suelen disponer de un monto relativamente bajo que puede ser saldado de varias maneras; sin embargo, los intereses que percibe la entidad que las emite se encuentran bastante por encima de la media para este tipo de créditos.

¿Qué son y cómo funcionan las tarjetas Revolving?

Las tarjetas Revolving son instrumentos financieros que funcionan como créditos al consumo. Esto quiere decir que la persona que las solicita dispone de un saldo a su favor que le permite realizar todo tipo de compras y afrontar gastos sin contar con la suficiente liquidez. Son muy utilizadas para realizar pagos y disponer de fondos para gastos comunes. De esta manera, permiten solventar todo tipo de necesidades y urgencias, de ahí que se hayan vuelto tan populares en contextos de recesión económica.

Si bien funcionan como un crédito tradicional que ofrece la opción de aplazar un pago o realizarlo en cuotas, los intereses aplicados sobre dicho pago suelen ser de entre el 5% y el 25% TAE (Tasa Anual Equivalente).

Estas tarjetas cuentan con tres modalidades de pago:

  • Por un lado, los usuarios de la tarjeta pueden pagar un porcentaje del saldo utilizado mensualmente y sus intereses correspondientes.
  • Por otro lado, pueden abonar un monto fijo en concepto de una cuota mensual.
  • Una tercera modalidad es aquella que permite devolver la totalidad de la deuda adquirida de manera anticipada —similar a cómo funciona una tarjeta de crédito tradicional—.

De esta manera, el titular de la tarjeta puede realizar cualquier tipo de compra independientemente de su liquidez. El saldo disponible en la tarjeta surge con base en su capacidad de pago y el tipo de ingreso que se pueda demostrar.

Características de su contratación y uso

La popularidad de estos instrumentos entre las entidades financieras se debe a que estas perciben un rédito muy grande para financiar las operaciones de consumo habituales a corto plazo. Las tarjetas Revolving tienen un límite de gasto relativamente bajo, por lo que no suponen un riesgo de impago para las empresas que las emiten ni tampoco los intereses representan un porcentaje significativo de los ingresos del cliente que hace uso de la tarjeta.

Si bien estas tarjetas son de tramitación rápida y por lo general se aprueban rápidamente, se promocionan como servicios relativamente baratos sin gastos de mantenimientocomisiones de gestión y cuotas bajas, lo cierto es que actualmente se encuentran bajo escrutinio público. Por lo general las condiciones de contratación no se hacen claras al momento de la emisión de la tarjeta ni se hace hincapié en lo elevado que pueden ser los intereses que surgen de su utilización.

El límite de gasto de la tarjeta y las condiciones de devolución de la misma se establecen en el contrato. Debe tenerse en cuenta ciertas precauciones, sin embargo, respecto a la contratación de este tipo de tarjetas. Si bien dependerán de la institución que emite la tarjeta y las características puntuales de su utilización, estas suelen presentar condiciones desfavorables para los titulares del servicio; no solo en relación con los intereses elevados sobre los pagos, sino también en función de los planes de refinanciación y de cancelación anticipada.

Precauciones respecto a su empleo

Las tarjetas Revolving son instrumentos complejos que son útiles en casos de necesidad y urgencia, pero su uso sostenido no es recomendable, puesto que terminan por representar un gasto muy alto que se acumula rápidamente si se las utiliza de manera regular. En casos de uso irresponsable, los usuarios terminan financiando gran parte de los gastos comunes y se dedican a pagar las cuotas y porcentajes de deuda que surgen de ellos.

El tipo de interés no permite amortizar la deuda; de hecho, en algunos casos esta se vuelve mayor. Esto supone un riesgo muy grande, ya que el titular o la titular de la tarjeta, si dispone de un presupuesto ajustado, tendrá un margen de movilidad cada vez más acotado y deberá recurrir al uso de la tarjeta de manera recurrente, ya que, al reducirse el monto adeudado, este se vuelve disponible para ser utilizado nuevamente.

En relación con este fenómeno asociado a su utilización, los bancos y entidades que emiten estas tarjetas hacen disponibles tanto la modalidad de pago porcentual como por monto fijo mensual debido a que, mientras más tiempo se tarde en saldar la totalidad de la deudamayor será el rédito para el prestador del servicio.

Las tarjetas Revolving son un instrumento de crédito y financiamiento que se ofrece sin comisiones de apertura ni gastos de mantenimiento. Disponen de modalidades de pago diferido fijas o porcentuales que permiten solventar gastos de todo tipo. Esto se debe a que las entidades perciben ganancias extraordinarias en ambos casos aplicando una tasa de interés muy alta.

Publicado el

¿Cómo convertir un local en vivienda?

Con los altos precios de alquiler de las grandes ciudades, son muchos los que se plantean comprar un local comercial, cuyo precio es mucho menor, y convertirlo en una vivienda. Sin duda, es una manera de ahorrar. No obstante, no todos los locales pueden ser convertidos en vivienda, ya que es necesario cumplir una serie de requisitos y tener en cuenta las restricciones urbanísticas establecidas en el Planeamiento Urbano del municipio donde radique el local. Por otro lado, también se han de tener en cuenta el Código Técnico de la Edificación que el local deberá observar al convertirse en vivienda y las normas de las Comunidades Autónomas sobre la cédula de habitabilidad.

Requisitos para poder convertir un local en una vivienda y dónde acudir para cumplirlos

Para poder convertir un local comercial en una vivienda hay que cumplir con una serie de requisitos. Son los siguientes:

  1. Que no haya ninguna limitación urbanística: deberás comprobar que no se ha excedido en la zona donde radica el local el número de viviendas por hectárea, para lo cual deberás acudir a la normativa urbanística.
  2. El local deberá estar en planta sobre suelo rasante.
  3. Verifica los Estatutos de la Comunidad: esto es realmente importante, porque muchos estatutos prohíben hacer más vivienda. En cualquier caso, deberás contar con el consentimiento de la comunidad de vecinos para poder hacer las obras necesarias para convertir el local en vivienda.
  4. Comprueba la normativa autonómica al respecto: también deberás mirar detenidamente la normativa autonómica, pues cada Comunidad Autónoma establece ciertos requisitos para conceder la cédula de habitabilidad, requisito esencial e indispensable para poder habitar en cualquier inmueble. Así, se exigen, dependiendo de la Comunidad Autónoma, que el local tenga una dimensión mínima, siendo ésta de 25 metros cuadrados, o que cada habitación deba tener, como mínimo, una ventana.
  5. Comprueba el Código Técnica de la Edificación: ten en cuenta que, al convertir un local en vivienda, esa nueva vivienda deberá observar las disposiciones del Código Técnico de la Edificación.
  6. Deberás tener una licencia de obra para realizar los cambios necesarios, para lo cual deberás acudir al Ayuntamiento con un proyecto técnico de un arquitecto y pagar las tasas e impuestos municipales.
  7. Declaración de alteración catastral: una vez realizadas las obras y obtenido el certificado de final de obra deberás realizar la declaración de alteración catastral en el Catastro.
  8. Licencia de primera ocupación: para conseguir esta licencia deberás presentar en tu Ayuntamiento el certificado de final de obra y la declaración de alteración catastral y entonces ya podrás habitar tu vivienda.

¿Cuánto cuesta convertir un local en vivienda?

Teniendo en cuenta las licencias, los trámites administrativos, el proyecto técnico del arquitecto para obtener la licencia de obra y las obras propiamente dichas, para convertir un local en una vivienda el presupuesto oscilará entre 19.000 euros y 30.000 euros. Sin duda, no es un cambio barato, aunque hay que tener en cuenta que el presupuesto variará en función del tipo de vivienda que quieras.

Publicado el

¿Cómo solicitar un certificado de residencia fiscal?

Cada país tiene sus propias normas fiscales, que pueden ser más o menos beneficiosas para los contribuyentes. Por eso, la Agencia Tributaria de cada Estado tiene que estar al tanto de cuál es el lugar de residencia fiscal de quienes viven en su territorio. De ahí la importancia de un documento como el certificado de residencia fiscal.

¿Qué es el certificado de residencia fiscal?

Es un documento que emite la Administración Tributaria del país en el que una persona tiene su residencia fiscal. Precisamente con el objetivo de dejar constancia de que ese individuo vive en su territorio nacional y, por tanto, debe tributar dentro de él.

No todos los residentes en España tienen aquí su residencia fiscal. En el caso de nuestro país, se considera que son residentes fiscales quienes pasen en territorio español más de 183 días al año, quienes tengan aquí su centro de intereses vitales y/o económicos, y aquellos cuyo cónyuge e hijos menores residan en España. Si se tiene residencia fiscal en España, entonces hay que tributar aquí.

El certificado de residencia fiscal es el único documento válido para acreditar que se tiene residencia a efectos fiscales en un determinado país.

Tipos de certificados

  • Certificado de residencia fiscal en España.
  • Certificado de residencia fiscal España-Convenio: acredita que una persona tiene aquí su residencia fiscal ante los Convenios de doble imposición.
  • Certificado de no residentes: puede ser solicitado por los extranjeros que quieran dejar claro ante la Administración Tributaria de su país de residencia fiscal que no la tienen establecida en España.

Solicitar el certificado de residencia fiscal

Aunque la tramitación se puede hacer en cualquier oficina de la Agencia Tributaria, lo más práctico es solicitar el documento a través de la Sede Electrónica. Algo que es rápido y sencillo si se tiene cl@ve o certificado digital.

En la solicitud hay que indicar los datos de identificación del solicitante. Esto incluye nombre, apellidos, razón social, domicilio y NIF. También hay que especificar la causa por la que se solicita este certificado. Esto implica explicar la finalidad del documento, quién será el destinatario del mismo y en qué país va a surtir efectos.

Además, hay que adjuntar aquellos documentos que puedan justificar que, realmente, se tiene residencia fiscal en España. Por último, se firma la solicitud, se fecha, y ya está lista.

Una vez emitido el documento, este tiene un año de validez a contar desde la fecha de aprobación.

Si la petición se ha hecho vía online, el documento se genera de forma inmediata y queda archivado. Para volver a consultarlo en el futuro bastará con acceder con el mismo certificado digital y acceder a “Consulta de certificaciones expedidas” en la sección de “Certificaciones”.

¿Se puede denegar el certificado?

Si la Administración Tributaria considera que no se han aportado suficientes datos para acreditar la residencia fiscal en España, emite una resolución denegando el certificado. En este caso el interesado puede acceder desde la web a la sección de “Contestar requerimientos, efectuar alegaciones” y aportar los documentos o justificantes que demuestran su situación legal. Esto reabre el expediente, lo que implica una nueva revisión de la petición.

¿Con este documento se evita la doble imposición?

La diferente normativa tributaria que aplican los países puede dar lugar a casos de doble imposición en los que un contribuyente tenga que pagar el mismo impuesto en dos Estados diferentes. Para evitar que esto suceda, los países suelen firmar convenios.

En el caso de nuestro país hay 95 Convenios en vigor, y otros ocho están ahora mismo en fase de tramitación.

Si un ciudadano extranjero tiene residencia fiscal en España y pertenece a un país con el que se ha firmado un Convenio para evitar la doble imposición, entonces solo pagará impuestos aquí. Por el contrario, si no hay Convenio, y realiza un hecho impositivo que está gravado tanto en España como en su país de origen, es muy posible que tenga que pagar impuestos dos veces por lo mismo.

Esto demuestra lo importantes que son los Convenios para evitar la doble imposición a la hora de atraer la inversión extranjera, ofreciendo una mayor seguridad jurídica y reduciendo la fiscalidad.

Cambio de residencia fiscal desde España

En caso de que alguien con su residencia fiscal en España la traslade a otro país, debe informar de ello a la Agencia Tributaria. Si no lo hace, puede darse un caso de doble residencia y habría que tributar en dos países a la vez.

Si la gestión se hace bien, entonces es posible que el interesado tenga que solicitar el certificado de residencia fiscal en el nuevo país en el que vive para acreditar ante la Agencia Tributaria española que ya no reside aquí.

El certificado de residencia fiscal es un documento que puede ser de gran ayuda a la hora de no acabar tributando de más. Por suerte, hacer la tramitación para conseguirlo es fácil y rápido.

Publicado el

¿Cómo desgravar el alquiler?

Es importante que sepas que, si vives de alquiler, te podrás deducir las cuantías en tu declaración anual del IRPF. Este tipo de deducciones variará según la comunidad autónoma donde residas, pero siempre estarás sujeto a un mínimo de deducción en el término de competencia estatal.

En este sentido, cabe destacar que el IRPF es un impuesto parcialmente cedido a las comunidades autónomas. Esto quiere decir que cada comunidad puede ajustar, por ejemplo, las deducciones a su gusto (dentro de unos límites). Esta modificación se introdujo en 2015, puesto que antes la deducción era universal. Es decir, era la misma con independencia de donde vivíamos.

Como ocurre con todos los temas impositivos en España, País Vasco y Navarra son una excepción debido a su condición de regiones forales y, por lo tanto, son ellos mismos los que tienen la libertad de ajustarlos según crean conveniente.

Sin embargo, en la parte estatal del impuesto solo podremos desgravarnos el alquiler que se haya firmado en 2015 o en años anteriores. Y solo estaremos en condiciones de hacerlo cuando no lleguemos a un mínimo dentro de la base liquidable general o del ahorro.

¿En qué casilla podemos desgravar el alquiler?

En el caso de que cumplas los requisitos para la deducción, podrás aplicarlo en las casillas 562 y 563 de tu IRPF.

Será obligatorio rellenar los datos personales de la misma. Es decir, la casa la cual pretendes desgravar, el domicilio fiscal y tu domicilio habitual.

¿Cuánto podemos desgravarnos?

Esta cuantía dependerá mucho de tu situación personal y la comunidad autónoma donde residas. Por ejemplo, Madrid tiene mejores condiciones que, por ejemplo, Murcia al respecto. En este caso, se entiende que los ciudadanos de Madrid están más incentivados al alquiler que los de Murcia.

Además, la cuantía estatal para aplicar la deducción será progresiva según los ingresos obtenidos. Y, en los términos autonómicos, habrá que estudiar las condiciones que se imponen en cada una de ellas.

¿De cuánto es la deducción estatal por vivienda habitual?

En la deducción estatal te podrás deducir un máximo de 904?€ (anuales) correspondiente al 10% de arrendamiento anual. Es decir, para maximizar la deducción estatal podríamos estar pagando hasta un máximo de 9.040?€ (753?€ al mes). Todo lo que supere esa cuantía aplicaría el 10%.

No obstante, recuerda que para aplicar esta deducción es necesario que tu contrato de alquiler haya sido firmado en 2015 o años anteriores.

Deducción autonómica por alquiler

Como habrás podido comprobar, la deducción estatal trae muchos inconvenientes, puesto que, en primer lugar, es muy probable que tu contrato no haya sido firmado antes del 2015. Además, por otro lado, la deducción estatal no contempla las diferentes situaciones del alquiler en cada comunidad autónoma. Es decir, no es comparable el precio del alquiler en Madrid que, por ejemplo, en Extremadura. Por ello, las comunidades autónomas suelen introducir sus propias deducciones en relación con su realidad territorial.

Las tres comunidades autónomas con mejores condiciones en términos de deducciones al alquiler son Madrid, Castilla y León y País Vasco.

Por otro lado, Extremadura, Murcia y La Rioja lideran la tabla como comunidades autónomas con peores condiciones. En este caso, Murcia y La Rioja no tienen deducciones por alquiler y Extremadura apenas tiene un 5% con un máximo de 300?€.

Madrid

Solamente podrán desgravarse el alquiler aquellas personas inferiores a los 35 años. Esta deducción corresponderá al 30% del alquiler, con un máximo de 1.000?€.

Para acogerse a la deducción, en la base imponible general y del ahorro del contribuyente no podrán constar ingresos superiores a 25.620?€ (si tributamos de forma individual).

En el caso de que optemos por una tributación conjunta, esta cantidad ascendería a los 36.200?€.

Castilla y León

Se la podrán aplicar los menores de 36 años. Tendrá un máximo de 459?€ correspondientes al 20% sobre el pago anual del alquiler. Sin embargo, esta cantidad podrá variar según lo lejos que estemos de la capital de la provincia o del número de habitantes de nuestra población. En este sentido, las cuantías podrían ascender hasta los 612?€ anuales correspondientes al 25% del pago anual.

La base imponible general y del ahorro no podrán superar los 18.900?€ individualmente o los 31.500?€ en modalidad conjunta.

País Vasco

Tienen una deducción universal de 1.600?€ correspondientes al 20% del alquiler. Esta cantidad ascenderá a 2.000?€ del 25% para aquellas personas menores de 30 años. También existen incentivos para familias numerosas.

En este caso, la base imponible general y la base imponible del ahorro no podrán superar los 19.000?€ (24.000?€ en modalidad conjunta).

En resumen, desgravarnos o no parte de nuestro alquiler dependerá directamente de la comunidad autónoma donde recaiga nuestro domicilio fiscal. No obstante, si la firma de tu alquiler es anterior a 2015 (inclusive), tendrás derecho a la deducción estatal siempre y cuando cumplas los requisitos de ingreso.