Publicado el

Fondos indexados: ¿Qué son?, ¿Cómo funcionan?

Existen varios tipos de estrategias de inversión, algunas más arriesgadas y otras más prudentes. La canalización del ahorro mediante fondos indexados pretende responder a una demanda de inversión más segura, aunque su rentabilidad no siempre sea la mayor que se pueda obtener en estas operaciones. Vamos a analizar qué son y cómo funcionan los fondos indexados.

¿Qué son los fondos indexados?

Un fondo de inversión es una institución que invierte el patrimonio de sus inversores en distintos activos financieros a través de una entidad gestora: esta gestión puede ser activa (buscar una rentabilidad superior a la del mercado donde se opera) o pasiva (permanecer en línea con el mercado manteniendo los activos durante un tiempo prolongado).

Los fondos indexados (o fondos índice) son unos fondos de gestión pasiva cuyo objetivo es replicar algún índice concreto de un mercado, y no superarlo: rastrean el comportamiento de un índice bursátil o de renta fija, y tratan de distanciarse lo menos posible de sus fluctuaciones.

Esto significa que los fondos indexados siempre tenderán a presentar un comportamiento paralelo al de los índices que replican: son una inversión de riesgo reducido para cualquier cartera, ya que la volatilidad de los índices es, por lo general, menor que la de las acciones individuales.

¿Cómo funcionan los fondos indexados?

Mediante los fondos indexados, los inversores compran todo el paquete de activos de un índice concreto del mercado de valores: en lugar de hacer inversiones independientes, se realiza una adquisición de las acciones de todas las corporaciones que conforman un índice.

Por ejemplo, si el índice rastreado es el IBEX 35, el fondo comprará las acciones de todas las compañías que figuren en él o, al menos, una muestra representativa de ellas; a continuación, el inversor comprará las acciones del fondo, con un valor que reflejará las pérdidas y ganancias del índice rastreado.

¿Qué ventajas tienen los fondos indexados?

Permiten elegir la diversificación de las inversiones

Cada fondo indexado está diferenciado del resto en función de los tipos de activos en los que se puede invertir: el inversor puede segmentar la adquisición de activos en función del capital de las empresas (mayor diversificación) o de su sector de actividad (diversificación más concentrada).

Tienen un coste más bajo

Las comisiones de los fondos indexados son, en consecuencia, más bajas que las de los fondos tradicionales (del orden de la cuarta parte): dado que el fondo indexado se mueve en concordancia con el índice al que siguen, los gestores de inversiones no tienen la misma carga de trabajo (un hecho inherente a las inversiones pasivas).

Son fácilmente predecibles

Dado que los fondos indexados vinculan sus fluctuaciones a las de los índices de referencia, el inversor tendrá una visibilidad más certera de los resultados de su inversión, al comportarse éstos igual que los índices replicados.

No requieren conocimientos profundos de finanzas

Al encontrarse los activos encapsulados y poder ser gestionados de forma pasiva, el radio de acción del inversor se encuentra bastante reducido: no es necesario, por lo tanto, poseer grandes conocimientos sobre finanzas ni sobre bolsa para invertir en fondos indexados.

Suelen operar a largo plazo

Los resultados de las inversiones indexadas no suelen ser visibles a corto plazo, y reflejan con precisión el comportamiento del índice en el largo plazo: una vez más, la escasa gestión que requieren evita operaciones cortoplacistas que puedan alterar los resultados de la inversión.

Son cada vez más ofrecidos por las entidades financieras

Paulatinamente, los fondos indexados han comenzado a adquirir popularidad entre los inversores institucionales, y cada vez más instituciones financieras los están ofreciendo: la tendencia del mercado es la de profundizar en la oferta de estos productos, dada la buena acogida que están teniendo entre los inversores.

¿Cómo se invierte en fondos indexados?

  • Diversificación de la cartera. Uno de los problemas más frecuentes a los que se enfrenta un inversor es a la volatilidad de los mercados: dado que los fondos indexados no dependen de la economía de una sola nación, la diversificación garantiza una minimización de las fluctuaciones.
  • Elección del índice bursátil. Es posible invertir en fondos mundiales o en combinaciones de fondos regionales: el inversor tiene a su disposición multitud de opciones diferentes en función de la zona geográfica o la divisa.
  • Automatización de las inversiones. Las entidades que operan con estos fondos suelen ofrecer una inversión automatizada, lo que reduce el coste de gestión y evita maniobras arriesgadas.
  • Elección del momento de compra. Se recomienda realizar inversiones regulares y no esperar siempre a que el valor de mercado sea el más alto: con el tiempo, los resultados de las inversiones se compensan.

Los fondos indexados son una opción interesante tanto para inversores noveles como para inversores experimentados que desean minimizar los riesgos de sus operaciones: la rentabilidad que ofrecen se debe a sus bajos costes de gestión, pero también está condicionada a la fluctuación del índice bursátil de referencia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.